domingo, 5 de septiembre de 2010

Domesticando a la gravedad

Y es que ya se sabe, que cuando se intentan domar a tan feroces bestias de la naturaleza uno acaba escaldado. O con el cuello magullado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...