sábado, 5 de marzo de 2011

Me chupo el ojete y luego te beso

Los gatos, esos pequeños ninjas peludos e inquietantes, una imagen de la tierna realidad sobre estos seres tan "limpios". Suerte que mi concepto de higiene no es lamerme las pelotas y luego besar a mi novia... para eso ya les tenemos a ellos, los felinos relamidos. Y hablando de gatos, aprovecho para anunciar el recién nacido blog de mi chica, La Ciudad de los Gatos, por que sí, ella también tiene un gato que se lame el ano y ella los adora. Al gato, no a los anos. Lo curioso es que luego ella me besa a mí.

Si ves a tu gato con el hocico chorreando de algo marrón, no es chocolate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...